Con un poquito de retraso, el jueves 30 de abril tuvo lugar en la Biblioteca del Norba el homenaje a Cervantes con una lectura plurilingüe del primer capítulo del Quijote. Lenguas de cerca y de lejos, hermanas del castellano y tan remotas que se hicieron verdad las palabras que Cervantes pone en boca de Sansón Carrasco al inicio del Quijote de 1615:

-Desa manera, ¿verdad es que hay historia mía, y que fue moro y sabio el que la compuso?
 
-Es tan verdad, señor -dijo Sansón-, que tengo para mí que el día de hoy están impresos más de doce mil libros de la tal historia; si no, dígalo Portugal, Barcelona y Valencia, donde se han impreso; y aun hay fama que se está imprimiendo en Amberes, y a mí se me trasluce que no ha de haber nación ni lengua donde no se traduzga.

No sabemos si Sansón llegó a imaginar el Quijote en albanés…

 

Anuncios